Pilar

23 Nov 2017

Pilar

Listado en Nuestras pruebas

 
 
Sobre una carena muy deportiva se ha creado una semirrígida de elegantes líneas que no puede ocultar su enfoque deportivo, marcado por una transmisión de doble turbina.
 
La prueba de un diseño de semirrígida “one off” es siempre una sorpresa, sobre todo cuando hablamos de grandes esloras como la que ofrece esta nueva Pilar, un proyecto de Arturo del Saz bajo las personales directrices de un atrevido armador que quería disponer de una semirrígida única, en la que no se han escatimado esfuerzos para ofrecer diseño, confort y prestaciones a partes iguales.
Cuando tuvimos conocimiento de este nuevo proyecto, estuvimos esperando con ansiedad la oportunidad de probarla, al descubrir que esta semirrígida se había construido sobre el casco de una antigua planeadora rígida, que sobre la década de los 90 ya habíamos tenido la oportunidad de probar con gran éxito, aunque con motorización intrafueraborda.
En esta ocasión, aprovechando únicamente sus líneas de carena de comprobada experiencia, se creó un proyecto totalmente nuevo con una original cubierta y unos flotadores, de diámetro variable, realizados en tejido de PVC, colocados bastante altos y de conos a ras del espejo de popa, sobre una base de fibra.
.
 
La alta popa acoge una plataforma de baño con una elaborada escalera de baño plegable, de altos pasamanos, que se estiba en la parte inferior, accediendo directamente  a un ancho solárium acolchado formado sobre la gran cámara de motores. En las bandas, unas rejillas cubren la estiba de un gran toldo bimini plegable, mientras en el perfil delantero el respaldo es reversible en tres tramos para enfocarlo hacia popa.
Con un buen francobordo interior, la bañera acoge en popa un largo asiento, algo falto de pasamanos, que se enfrenta a la mesa plegable montada sobre el mueble central, que incluye armarios y una nevera.
 A continuación se ha diseñado un original T-top de sólida estructura con cubierta transparente dotada de placas solares, protegiendo la zona de navegación y los dos asientos Ullman con amortiguación para piloto y acompañante.
 
 
La consola central es realmente ancha y protegida para la instrumentación, destacando los mandos tipo offshore para los motores y unos sólidos y cómodos pasamanos de gran tamaño. Además, incluye un armario bajo, un pequeño deflector y un cofre de estiba profundo en el suelo.
La zona de proa está cerrada con una cubierta alineada con los flotadores y agradable acabado en teca, para acoger un sólido tambucho que cierra una cabina sin ventilación ni apenas luz, con cama doble y hueco debajo para un inodoro, mientras el perfil de proa incluye el cofre de fondeo con el molinete interior y el ancla atravesando el casco.
 
 
En el agua
En el área europea son poco frecuentes las embarcaciones con transmisión por turbina, y menos las semirrígidas a menos que sean de uso profesional, por lo que probar un modelo de casi 12 metros con dos motores Yanmar de 260 CV cada uno con transmisiones Hamilton, fue realmente una ocasión  especial.
De inmediato encontramos bastantes diferencias respecto a la versión original de esta carena, que se servía con motorización Intrafueraborda. De entrada las turbinas, al absorber el agua, hacen asentarse más a la embarcación, incluso con algo de oleaje, dando la impresión de ser una semirrígida algo pesada, aunque en realidad esa misma transmisión es la que nos hace disfrutar de una sensación de lo más deportiva.
 
 
La embarcación se asienta bien en los giros cerrados con una buena estabilidad y, si mantenemos altas las revoluciones, es fácil olvidar su eslora e incluso podemos hacerla derrapar como una moto acuática, prestando atención a los pasajeros de popa, a pesar de lo cual mantuvimos en todo momento la cubierta notablemente seca.
Los registros de velocidad y la aceleración no son lo más importante, a pesar de que en la prueba, con mar rizada y algunas estelas, alcanzamos una máxima de 35 nudos con el casco sucio, algo alejados de los 40 que anunciaba previamente el diseñador, pero más que suficientes sin ser muy necesario el aumentar la potencia.
Lo cierto, es que esta semirrígida Pilar, cumple bien su cometido, tanto si la enfocamos como embarcación deportiva como si es un lujoso Tender, al ofrecer una semirrígida con un elevado nivel de seguridad y diversión, gracias a su diseño de carena y transmisiones, que permite buenos promedios de velocidad entre 25 y 30 nudos, con gran confort y una buena adaptación a las necesidades específicas del propietario, que en este caso buscaba elegancia, exclusividad y seguridad, al carecer de hélices externas.
*R. Masabeu
Más información en: www.arturodelsaz.es
 
Características - Pilar
Eslora 11,75 m
Manga 3,15 m
Calado 56 cm
Diámetro flotador 20/47 cm
Compartimentos flotador 6
Desplazamiento 3.750 kg
Capacidad combustible 630 l
Capacidad agua 100 l
Pasajeros 6/12
Potencia 520 CV
Velocidad máxima 40 nudos
  • Compartir
X

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y de nuestra política de cookies.