VII Raid Dragonera – Vuelta a Mallorca

22 Ago 2011

VII Raid Dragonera – Vuelta a Mallorca

Listado en Competicion

VII Raid Dragonera – Vuelta a Mallorca 

La perfecta combinación entre adrenalina y rincones paradisíacos

Esta edición del ya clásico Raid Dragonera – Vuelta a Mallorca, ha sorprendido con una gran participación y con una acertada elección de las nuevas etapas alrededor de la isla de Mallorca.


Con mayores expectativas
Efectivamente, los cambios introducidos en las etapas, con más dedicadas a  velocidad y enlace, así como la supresión de algunos recorridos, como la tradicional vuelta a la isla de Dragonera, que fue mal acogida por los participantes más veteranos, permitió disponer por otra parte de más tiempo para disfrutar de momentos de descanso bañándose en las más paradisíacas calas de la costa mallorquina.


En esta nueva edición vale la pena destacar este año el esfuerzo realizado por la empresa Yamaha Motor España, que se ha implicado a fondo en la prueba, con incentivos a los diferentes equipos que llevaban sus motores, así como la creación de una caravana por tierra que al final de cada etapa era especialmente celebrada por todos al montar una enorme carpa a cuya sombra se podía disfrutar de agua y fruta fresca para todos los participantes. Además no debemos olvidar al equipo mallorquín Nautinort, que lleva varios años implicándose en este Raid Dragonera proporcionando algunas de sus semirrígidas Zar para la seguridad de la organización, además de inscribir dos embarcaciones oficiales e incentivar a sus clientes para la participación en la prueba.


En definitiva, con una participación de 19 semirrígidas en la línea de salida, este Raid Dragonera se confirma como una de las pruebas de Endurance – Turismo de referencia en todo el mediterráneo, con un programa de navegación adaptado a todos los gustos, al combinar en su recorrido alrededor de la isla de Mallorca algunas etapas de velocidad y orientación con otras de enlace, en las que los participantes pueden visitar y disfrutar de maravillosas calas y de sus aguas cristalinas, accesibles en muchos casos solo por mar.

Buenas sensaciones
Esta edición ha discurrido, en general, en condiciones de buen tiempo, a pesar de que en algunos momentos el mar ha demostrado una vez más que puede resultar duro, aunque solo afectó a un tramo de enlace.
La reunión de los participantes fue, por primera vez, en el Club de Mar de Palma de Mallorca, que se ha convertido en el nuevo puerto de inicio y final de la Vuelta a Mallorca- Raid Dragonera, donde se realizaron las revisiones de seguridad y el acostumbrado papeleo previo a la competición, que se encargó a la Federación Balear de Motonáutica.


El sábado a las siete de la mañana los participantes se reunieron bajo las aguas de la catedral de Palma de Mallorca, desde donde partiría y acabaría esta séptima edición de la Vuelta a Mallorca – Raid Dragonera.
La primera salida, con el mar en calma, fue bastante tranquila a pesar de hacerla en grupo, al tratarse de una etapa de enlace entre Club de Mar y Port Adriano, con un recorrido de apenas 10 millas, en el que los equipos comenzaron a tomar contacto con el entorno y con sus embarcaciones.
Después de un reparador desayuno se dispuso una salida por numeral con un minuto de separación entre cada equipo, con el fin de recorrer una interesante etapa de unas 20 millas entre Port Adriano y Soller pasando, como no, por la imprescindible isla de Dragonera y disfrutando de unas condiciones de mar en calma y que permitieron a los participantes alcanzar la máxima velocidad de sus semirrígidas, a pesar de que de inmediato se pudo ver a los que venían solo a disfrutar del compañerismo y los increíbles paisajes de sus escarpadas costas y los que buscaban el triunfo de sus respectivas categorías.


En la categoría con las embarcaciones de menor tamaño pudimos disfrutar de la lucha más ajustada entre los tres primeros clasificados de la etapa, con el Zar Tres/Onix de Carlos Vidal, el De Jong Team del holandés K. de Jong y el Black Fin/Mercury Verado del experimentado canario Eugenio Falcón, que entraron con apenas un minuto de diferencia, dejando algo más alejados al Zar Team Jopea de José Cerdá, al Zar Team Xana de Juan Carlos Segura y el Emma de Klaus Bachmann, enmarcados estos últimos en la categoría Turismo y, por lo tanto, navegando a un ritmo más tranquilo.
Un año más la clase Bravo empezó siendo dominada por el Zar Team One de Ricardo Masabeu que, con una semirrígida totalmente de serie, supo imponerse al Nautivela-Yamaha de Ramón Fábregas, que se estrenaban en la competición y a la Lomac-Yamaha de Yolanda Llinás, que disputaba las posiciones posteriores con el Zar Team de Gerardo Vidal y el Yacht Center Palma del suizo Andy Leemann.
En la categoría Bravo Racing poca emoción pudimos ver con una espectacular Náutica IBR de F.J. Pazuelo, que se demostró intratable ante el Cubana de F. Lopez Salinas, ambos provenientes de Algeciras.
De nuevo en la clase Charlie resultó evidente que el BWA-Yamaha de Jerónimo Boix iba a dominar un año más a sus rivales con una semirrígida muy bien preparada que ha sabido encontrar muy bien el agujero del reglamento de esta categoría, imponiéndose sin problemas al Bram Team de Bram Van Tuyn, que tenía un enfoque más turístico que competitivo.
En cuanto a la categoría Foxtrot,  en la que se sitúan todos los prototipos y las grandes potencias, se destacó claramente un sorprendente Scuba Elx-Yamaha, del debutante Victor Gonzalez, que con su prototipo BWA supo imponerse a la embarcación Astec-Yamaha del experimentado Rafael Penalba y Onieva Team del madrileño Eduardo Onieva, repitiendo presencia en anteriores ediciones, dejando en la cola al Lomac-Yamaha del mallorquín Jaume Vaquer, que iba a un ritmo muy tranquilo.

Rumbo a Pollença
Tras la habitual recepción Marina Tramontana de Port Soller, donde disfrutaron del tradicional desayuno mallorquín, el grupo partió rumbo a cabo Formentor, en una etapa de enlace que les permitió descubrir la zona más atractiva y desconocida de esta parte de la costa, navegando por el interior de grandes cuevas y bañándose en pequeñas calas formadas en inaccesibles gargantas de los acantilados.
A medio día se realizó una recepción y entrega de premios de la primera etapa en el Real Club Náutico de Port Pollença, mientras el viento aumentó súbitamente de intensidad, anunciando una etapa de orientación movida por la tarde.


La salida en esta ocasión fue nuevamente individual para todas las semirrígidas con separaciones de un minuto, con el fin de que cada equipo mostrara su experiencia en la navegación, puesto que desde Pollença se tenía que navegar hasta la bahía de Alcudia y atravesarla completamente para encontrar un paso de boya situado en Punta Es Caló en donde una embarcación Sealine hacía de control, antes de dirigirse en dirección contraria hacia el puerto de Alcudiamar, donde se pasaría la noche.
Las buenas condiciones que finalmente se encontraron en la mayor parte del recorrido permitieron en la clase Foxtrot, ver la rápida adaptación del Scuba Elx-Yamaha a su nueva semirrígida, realizando el menor tiempo de todo el grupo y superando de nuevo al Astec-Yamaha y al Onieva Team, además de al Lomac-Yamaha.
Como era de esperar el Nautica IBR se impuso a su compañero de equipo Cubana en la categoría Bravo Racing, mientras el BWA-Yamaha hacía lo mismo con el Bram Team en la Charlie.


El Zar Team One se impuso por su parte con un gran margen sobre el Nautivela-Yamaha, mientras el Lomac-Yamaha y el Zar Team realizaban un recorrido recortado.
En cuanto a la categoría Alfa, el Zar Tres/Onix mostró de nuevo una velocidad superior imponiéndose en el recorrido, aunque en esta ocasión lo hizo sobre el Black Fin/Mercury Verado, al ser penalizado el De Jong Team por salir en la etapa con solo una persona a bordo, mientras el resto del grupo mantenía sus posiciones.

Una esperada etapa
Una de las novedades de este año era una etapa de velocidad entre Alcudiamar y el Club Náutico de Cala Ratjada que, finalmente, resultó mucho más técnica de lo esperado, a pesar de contar con tan solo 19 millas de recorrido. De hecho, debido al viento del día anterior, después de la salida de la bahía de Alcudia y hasta Cap de Pera, el mar se volvió bastante más bravo que hasta el momento, obligando a los equipos a demostrar sus verdaderas dotes de navegante.
A destacar en este sentido el gran papel que hizo en esta ocasión el Black Fin/Mercury Verado que se impuso en la categoría Alfa gracias a su gran experiencia en este tipo de competiciones, recorriendo más millas al costear muy cerca de las rocas pero con más velocidad que el De Jong Team y el Zar Tres/Onix, que navegaron a rumbo directo por fuera, con el mar mucho más movido y provocando algún doloroso golpe que les obligó a bajar el ritmo.


En la categoría Bravo se impuso de nuevo el Zar Team One, cuya semirrígida parecía muy bien adaptada al molesto oleaje cruzado del recorrido, mientras que el Nautivela-Yamaha intentaba seguirle el ritmo, dejando por detrás los que habían optado por una navegación más conservadora y de turismo.
En Bravo Racing se impuso por primera vez el Cubana por delante del Nautica IBR, que tuvo que aflojar el ritmo por dificultades con un joven tripulante, mientras que en la clase Charlie el BWA-Yamaha seguía sin dejar opción al Bram Team, gracias a su mayor velocidad.
Nada cambió en la primera posición de la categoría de los más rápidos, con un Scuba Elx-Yamaha intratable que esta vez fue seguido por el experimentado Onieva Team, por delante del Astec-Yamaha y del Lomac-Yamaha.

Rumbo sur hasta la llegada
Con la adopción de nuevas etapas, la bajada hacia el sur de la isla por la costa Sureste de Mallorca ha visto bastante reducido su recorrido, a pesar de que durante las 45 millas de enlace que ahora ocupa esta etapa, resultan un buen momento para que los participantes puedan visitar gran cantidad de playas. Por suerte las malas condiciones de mar que encontraron solo afectaron hasta alcanzar el sur de la isla en la punta de Ses Salines, donde pudieron parar momentáneamente en sus increíbles aguas de color turquesa y dirigirse a diversas playas de ensueño como la de Es Trenc, antes de terminar en el Club Nàutic Sa Ràpita.
Después de la comida se pudo ver una emocionante salida en grupo de todos los participantes con una embarcación lanzadora, que inició la última etapa, que tenía que cerrar esta Vuelta a Mallorca con salida y llegada al Club de Mar de Palma de Mallorca.
Las condiciones con algo de viento y mar rizada, permitieron a los equipos preocuparse tan solo de las múltiples estelas del resto de semirrígidas, para costear hasta alcanzar Cabo Blanco, que marcaba la entrada a la bahía de Palma, en donde un viento térmico creaba una ola de través algo molesta pero fácil de sortear.


Como era de esperar, las ansias de llegar a Palma hicieron que los equipos más potentes se destacaran con rapidez, con el Scuba Elx-Yamaha a la cabeza, que en la categoría Foxtrot superó de nuevo al Astec-Yamaha, aunque en esta ocasión el tercer puesto del podium fue para el Lomac-Yamaha, que superó en el último momento al Onieva Team.
El BWA-Yamaha se mostró de nuevo intratable en la clase Charlie, alcanzando el triunfo final en la general sobre el Bram Team, mientras en Bravo Racing el Náutica IBR recuperó el dominio de su categoría imponiéndose al Cubana.
En las categorías más estándar como la Bravo, el Zar Team One no dejó opción al Nautivela-Yamaha que no pudo seguir su infernal ritmo, llegando el resto mucho más tranquilos a pies de la catedral de Palma de Mallorca. Por su parte en la Alfa el Zar Tres/Onix no tuvo rival ante el Black Fin/Mercury Verado, que por su parte llegó antes que el Zar Team Jopea, que supo imponer su regularidad.
Finalmente se organizó la entrega de premios en las instalaciones del Club de Mar de Palma de Mallorca, con el anuncio de nuevos cambios para la próxima edición, que sin duda permitirán animar aún más esta interesante prueba de motonáutica, que se ha convertido ya en un clásico del calendario del Mediterráneo.
*Afac
Fotos: Difusión Náutica, Enrique Vidal

*Las empresas con el Raid Dragonera
La Vuelta a Mallorca VII Raid Dragonera ha sido organizada por la empresa Difusión Náutica, el Club Náutico Skipper y la revista Neumáticas y Semirrígidas, con la colaboración de las Federaciones Española y Balear de Motonáutica, y con el apoyo de diversos patrocinadores como Repsol, Yamaha, Banco Cetelem, GC Hotels y Nautinort-Zar, además de los puertos del Club de Mar de Palma de Mallorca, Port Adriano, Marina Tramontana-Port Sóller, RCN Port Pollença, Alcudiamar, Club Náutico Cala Ratjada y Club Nàutic Sa Ràpita.

*Más información:
www.difusionnautica.com

  • Compartir
X

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y de nuestra política de cookies.