XV Raid Vuelta a Mallorca

15 Jul 2019

XV Raid Vuelta a Mallorca

Listado en Competicion

 

En unas condiciones casi perfectas de mar y viento, se celebró la XV edición del Raid Motonáutico Vuelta a Mallorca para semirrígidas y motos acuáticas Yamaha Wave Runner.

Las excelentes condiciones meteorológicas que se disfrutaron en esta 15 edición del Raid Motonáutico Vuelta a Mallorca, permitieron a los participantes cumplir con uno de los objetivos de la prueba, como es el de poder descubrir en cada una de las etapas que la componen los más espléndidos parajes de la costa de Mallorca.


Un año más, este atractivo Raid conocido popularmente como Dragonera, por el habitual paso frente a la mítica a isla del sur de Mallorca, ha sido organizado por  Difusión Náutica y el Club Náutico Skipper, con el apoyo total de Yamaha Marine y Club Waverunner, contando además con la colaboración de la Federación Balear y española de Motonáutica, así como el patrocinador principal Repsol y las empresas colaboradoras Highfield, Lomac, Zar Spain y en especial de Jaume Vermell Náutica, que estuvo atenta de todos los participantes como anfitrión del puerto de salida y llegada de esta esperada aventura.
También cabe destacar el apoyo recibido por parte de los puertos sede de las diferentes etapas, como Club Náutic Porto Cristo, Marina Tramontana Port de Sòller, Club Náutic Sa Rápita y Club de Vela Andratx, a pesar de tratarse de una época ya plenamente estival.

Calentando motores
La recepción en el Club Náutico de Porto Cristo, donde se realizó el registro de participantes, la reunión de patrones y la cena de bienvenida, fue el paso previo para la salida a primera hora del sábado de esta emblemática prueba que un año más contó con Repsol como principal empresa patrocinadora, como siempre comprometida con el cuidado del entorno y del mar.
Las condiciones de mar en calma y sin viento, se combinaron con una  salida cronometrada, dejando un minuto de separación entre cada participante, para que los equipos alcanzaran velocidades máximas sin estorbos entre ellos, permitiendoque el primer competidor en cruzar la meta en el Cabo Pinar cubriera las 32 millas náuticas de la primera etapa en 38 minutos y 31 segundos, lo que representa una media de velocidad superior a los 50 nudos (90 km/h). Quién marco este tiempo récord fue María Femenías del equipo Yamaha RG, que se alzó con la victoria en esta primera etapa, imponiendo su conocimiento de la Bahía de Pollença de la que es originaria. Por su parte las embarcaciones semirrígidas también pudieron marcar buenos cronos, como los marcados por la Highfield 660 con el Honda 150 de Nicolás Zapata o la Zar Team One de Ricardo Masabeu, que se impusieron en sus respectivas categorías Alfa y Bravo, las únicas convocadas para esta edición.


A continuación discurrió una segunda etapa, esta vez de enlace, que cubrió desde la Bahía de Pollença hasta el Puerto de Sóller, en condiciones inmejorables para disfrutar de la imponente belleza de la costa norte, que les permitió visitar y bañarse en innumerables cuevas, calas solitarias e incluso cataratas de agua dulce.


Tras la buena acogida dispensada en las nuevas instalaciones de Marina Tramuntana del Port de Sóller, se preparó la tercera etapa retomando el formato de competición. Para ello se realizó una salida lanzada con toda la flota, en la que se pudo apreciar de inmediato la gran velocidad punta de las motos acuáticas Yamaha Wave Runner, respecto a las semirrígida de menor relación peso/potencia. Esta diferencia permitió a Abel Ándujar alcanzar la meta frente a la impresionante Isla de la Dragonera en primera posición, recorriendo las 21 millas en 25 minutos y 26 segundos. Por su parte, entre el grupo de semirrígidas se repitieron las posiciones de las dos categorías Alfa y Bravo.
Entrada ya la noche, el Club de Vela Port d’Andratx acogió un año más a los participantes que pudieron disfrutar de sus magníficas instalaciones y de un merecido descanso, con fiesta incluida, tras las 85 millas náuticas recorridas en el primer día.

 

Resultado competido
A primera hora se realizó una corta etapa de enlace hasta el Club Náutic de la Rápita, en donde se recuperaron fuerzas con un buen desayuno, antes de que los equipos se dirigieran conjuntamente hasta la playa d’Es Cargol, en el sur de la isla, con un tiempo límite de llegada.
Este enlace se realizó bajo las mejores condiciones para navegar y visitar las maravillosas calas y playas del extremo Sur de Mallorca. Allí, en el punto más meridional, junto a las aguas turquesas del Cabo Salinas, se dio la salida a la quinta y última etapa, que venía a cerrar el bucle de las 145 millas que suponen la Circunnavegación de Mallorca.
Las previsiones ya avisaron de que debido al fuerte calor las condiciones de viento y mar resultarían algo más duras que hasta el momento, enriqueciendo la variedad que ha disfrutado la prueba este año y permitiendo a los pilotos demostrar sus verdaderas habilidades con mar formado de proa.


A pesar de la dureza de este recorrido hasta la meta, se consiguieron buenos promedios de velocidad, permitiendo que Miguel Ángel Ávila, con su Yamaha VSHO impusiera su ley al cruzar en primer lugar la meta frente a Porto Cristo, seguido de cerca por la semirrígida Zar Team One, que entró segunda en tiempo real, a pesar de la diferencia de velocidades punta respecto a las motos.
Con esta victoria, un cuarto en la primera etapa y un segundo en la tercera etapa, Miguel Ángel Ávila empataba a puntos en la segunda posición con María Femenías, que había hecho un primero, y dos terceros, pero que finalmente se alzaría con dicha plaza en la general tras aplicar el tiempo total invertido en las 3 pruebas puntuables para deshacer el empate.
Cabe destacar que la victoria final en la general de motos acuáticas correspondió a Abel Ándujar del equipo Mirablau que con su regularidad (dos segundos y un primero), subió a lo alto del podio, a pesar de que en esta última etapa tuvo una avería antes de alcanzar la meta.


La Zar Team One con Suzuki 225, patroneada por Ricardo Masabeu impuso su ley una vez más en la categoría Bravo que tuvo como segundo clasificado al equipo de Náutica Vermell con una Lomac GT8,50 motorizada con Yamaha 300.
Por su parte, el equipo Highfield que participaba por primera vez en la prueba, se alzó con la victoria en la categoría Alfa, reservada para motores de hasta 150 caballos, gracias a la Patrol 660 con Honda BF 150 pilotada por Nicolás Zapata.
La ceremonia de entrega de trofeos tuvo lugar en Porto Cristo y estuvo presidida por Enrique Curt, Director de Carrera, Jaume Vaquer como anfitrión de la prueba en Porto Cristo y Miquel Dols, representante de la Federación Balear de Motonáutica que transmitió a los participantes el caluroso saludo de su Presidente.

Más información en: www.difusionnautica.com
Fotos: Difusión Náutica

  • Compartir
X

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y de nuestra política de cookies.