XIV Raid Dragonera

20 Ago 2018

XIV Raid Dragonera

Listado en Competicion

El espíritu del Raid Dragonera, que combina aventura, camaradería y competición, se mostró en todo su esplendor en una nueva edición de la prueba que circunvala la isla de Mallorca, marcada por un tiempo inconstante y un alto promedio de velocidad.

La catorceava edición del Raid Motonáutico Vuelta a Mallorca, ha reunido una vez más a los participantes de una de las pruebas de semirrígidas de larga distancia de mayor longevidad del panorama internacional, en un entorno privilegiado, como son las islas Baleares y en concreto la isla de Mallorca.


Esta nueva edición ha reunido embarcaciones semirrígidas y motos acuáticas Yamaha Wave Runner, que han querido enfrentarse a la dureza de un mar algo revuelto, gracias a la organización de la empresa Difusión Náutica y el Club Náutico Skipper, con la colaboración de la Federación Balear y española de Motonáutica y las empresas colaboradoras como Yamaha, Club Waverunner, Repsol, Zar Spain, Lomac, Highfield y Jaume Vermell Náutica además de los puertos que facilitaron el desarrollo de las distintas etapas como Club de Vela Andratx, Marina Tramontana Port de Sòller, Port Pollença, Club Náutic Cala Ratjada y Club Náutic Porto Cristo.
En general debemos valorar que el tiempo este año no fue tan duro como en la anterior edición, contando los equipos con un oleaje medio y  algunos tramos afectados por el viento racheado, que permitió mejores promedios de velocidad, excepto en la etapa de enlace que resultó especialmente dura, sobre todo en la entrada a la bahía de Pollença, siempre complicada cuando está afectada por el fuerte viento.

 

Andratx punto de partida
Este año se repitió el punto de partida del Raid desde el puerto de Andratx, en el que los participantes iniciaron el viernes la inscripción y las revisiones de seguridad, antes de la reunión de pilotos y de la acogedora fiesta de bienvenida en las instalaciones de Club de Vela Port Andratx, en donde se reunieron los nuevos equipos y aquellos que repetían su participación.


La previsión inicial para esta edición del Raid Dragonera, era la de afrontar un recorrido de 132 millas alrededor de la isla de Mallorca, en diversas etapas, con tramos de velocidad, de orientación y de enlace, entre las poblaciones de Andratx y Porto Cristo, visitando mientras tanto los lugares más emblemáticos de la costa mallorquina, con calas inaccesibles desde tierra y creando un ambiente de camaradería propio de un auténtico Raid náutico.

Máxima velocidad
Para animar el ambiente, la organización programó una primera etapa de velocidad de 24 millas, partiendo de Port Andratx, con intervalos de un minuto entre cada participante, hasta alcanzar la Isla del Toro, que los equipos debieron virar por un estrecho paso a toda velocidad, afectados por un viento racheado que alteró algo el mar, sobre todo en el momento de virar por el exterior la emblemática isla de Dragonera, con su forma de dragón, en donde el mar estaba peor, antes de dirigirse rumbo a la meta en la cala Sant Elm, en pleno canal que separa la Dragonera de Mallorca.


Los favoritos empezaron desde un principio a demostrar sus posibilidades, al primero la meta en tiempo real el equipo de semirrígidas de ScubaElx, de Gerónimo Boix, encuadrado en la categoría Charlie, con un tiempo de 0h:26m:34s, seguidos de cerca por la espectacular Roughneck del holandés Ronald Oosterman de la categoría Foxtrot y de la Zar Team One de Ricardo Masabeu, la primera del grupo Bravo, mientras que de la categoría Alfa entraba destacado el equipo Hidrosport de Ronald Veenman y entre las motos Waverunner de Yamaha, comenzaba ganando el piloto de Alcudia Christian Marquez, con un gran dominio del recorrido, al correr en casa.


Después de descansar bañándose en las transparentes aguas de Sant Elm, se inició la salida de la segunda etapa de velocidad, de 24,5 millas, que debía unir Sant Elm y Port de Sòller y en la que se decidió anular una nueva circunvalación de la isla Dragonera, por un tema de seguridad, porque el mar empezaba a estar un poco difícil debido al viento y las corrientes que levantaron oleaje en la zona.
La embarcación lanzadora de la organización realizó dos salidas diferenciadas entre las motos y posteriormente a las semirrígidas, con un operativo rápido y sin  problemas, tras el que se destacaron rápidamente los equipos más veloces de la flota, hasta el momento, sobre el resto de competidores, aprovechando una zona tranquila de mar navegando muy cerca de la costa.


Disfrutaron de una navegación cómoda con algo de viento racheado de tierra en una etapa muy rápida que les llevó al puerto de Soller, reportando como únicos problemas una avería mecánica del Hidrosport, que le obligó a retirarse momentáneamente y ser socorrido por el equipo Roughneck y remolcado por la propia organización. La clasificación de la etapa dejó vencedores de nuevo al Scuba Elx en Charlie, al Roughneck en Foxtrot, a pesar de haber parado a recoger la tapa de su motor que había caído, y al Zar Team One en Bravo, mientras que la categoría Alfa fue ganada por el Zar Team Two de Carlos Vidal, que empezó a demostrar sus posibilidades de revalidar el título de la pasada edición.
En las instalaciones de Marina Tramontana Port de Sòller, los equipos pudieron reponer fuerzas en la gran carpa de Yamaha antes de zarpar escalonadamente para una etapa de enlace rumbo al puerto de Pollença, en el norte de la isla, pero las malas condiciones del mar, especialmente dura en la bahía de llegada, no dejó disfrutar como otras veces de la visita de cuevas y espléndidas calas vírgenes y debieron hacerlo todo en menor tiempo de los esperado.


Es importante destacar que este tramo de enlace de 36 millas, no puntuable para las clasificaciones, resultó especialmente duro, al afrontar una fuerte entrada de viento del Este que supuso un gran desgaste físico para los pilotos, que se hizo más palpable cuando se alcanzaba cabo Formentor, ya que el rebufo del Levante en aquella zona convirtió el litoral de esta parte de la  Serra de Tramontana, en un auténtico hervidero, con mar de fondo en contra y olas cruzadas hasta el final.
Recibidos en las instalaciones de Zar Spain, se organizó una espectacular cena de acogida a los participantes, parta degustar la gastronomía de la isla y se repusieron fuerzas para la jornada del día siguiente, que se esperaba con mar más movido todavía.

Buscando fuerzas
Debido al gran desgaste sufrido por los pilotos en día anterior, la prueba se vio afectada al afectar físicamente a algunos participantes, mientras que en otros lo hizo en la parte mecánica de los motores, como el equipo Roughneck, que tuvo problemas una la bomba de gasolina y se vio obligado a retirarse del Raid definitivamente.


La salida de la etapa se realizó mediante una salida conjunta en medio de la bahía de Pollença para pelear con unas condiciones de mar viejo, con olas de cierto tamaño al atravesar de punta a punta la bahía de Alcudia. La cercanía del Cap des Freu izo aún más complicada la mar, afectada ya por el viento rachado y una zona de fuertes corrientes, justo antes de alcanzar la meta en el puerto de Cala Ratjada, siempre complicado por ser una zona de corrientes y viento.
Los equipos más punteros cumplieron con las expectativas también en esta etapa, con los mismos vencedores que el día anterior, excepto en la categoría Foxtrot, que venció el Náutica IBR Racing y en las motos, en las que se impuso otra vez Christian Marquez.

Sobre la última etapa, que discurrió entre Cala Ratjada y Porto Cristo, cabe decir que resultó más decisiva de lo esperado, con algunas categorías aún por decidir para el vencedor final y enfrentándose además al recorte del recorrido decidido acertadamente por la organización al suprimir un tramo previo entre Cala Gat y el Faralló de Aubarca, debido a las malas condiciones del mar en esa zona.
Poniendo toda la carne en el asador, los equipos partieron exprimiendo al máximo sus monturas, manteniendo un alto promedio de velocidad, a pesar de unas condiciones bastante molestas con mar viejo y sin apenas viento, que se mantuvieron hasta alcanzar la meta en Porto Cristo. Una vez más se demostró la experiencia del Scuba Elx, que entró primero a la meta y venció de este modo la categoría Charlie en el computo final, seguido del Zar Team One, que venció en Bravo, del Náutica IBR que fue finalmente ganador en Foxtrot y de un intratable Hydrosport, que aún así dejó el primero de la general para el Zar Team Two. La categoría de las motos acuáticas tuvo premio especial para Christian García que volvió a vencer merecidamente la categoría después de un año de baja por una lesión.

El premio final
Porto Cristo se convirtió un año más en el centro de la motonáutica de larga distancia del Mediterráneo, reuniendo a un gran elenco de equipos entre semirrígidas y motos acuáticas Wave Runner en las instalaciones de Jaume Vermell, para entregar los premios de esta edición del Raid Dragonera Vuelta a Mallorca.
Para la entrega de premios se contó con la presencia del presidente de la Federación balear de Motonautica Manuel González Pando, al que el comité agradeció el apoyo a la prueba, entregándole la metopa del Raid, entre otras, destacando la otorgada al representante del equipo Roughneck Team, Marcus Straver, en reconocimiento al fair play que demostró este equipo en ir a ayudar al equipo Hidrosport, que tuvo problemas de tipo mecánico en plena travesía en la segunda etapa.
Al final, todos los equipos reconocieron el gran  éxito de esta edición de la Vuelta a Mallorca, a pesar de las condiciones del mar y pudieron convocarse nuevamente para una próxima  edición que anuncia interesantes cambios en las categorías.
*Afac.

*Fotos: Afac, Yamaha, Difusion Náutica


Más información en: www.difusionnautica.com

Mira el VIDEO
 

  • Compartir
X

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y de nuestra política de cookies.