¿Power Trim, Tilt o Lift?

29 May 2017

¿Power Trim, Tilt o Lift?

Listado en Dossier

 

Los motores fueraborda tienen tres sistemas con los que variar su posición respecto a su montaje inicial en el espejo de popa de nuestra neumática o semirrígida, con los que en ocasiones también es posible mejorar fácilmente las prestaciones y el confort de navegación.


Para ello, en primer lugar debemos evitar los errores, puesto que muchos aficionados confunden los términos “power lift”, “power trim” y “power tilt” que se refieren a funciones muy diferenciadas.

El “Power Trim”
Es el sistema que permite variar a voluntad el ángulo del eje vertical del fueraborda, y por lo tanto, también de la cola y de la hélice, respecto al plano del espejo de popa. Este sistema sirve para variar el asentamiento de las embarcaciones, elevando o bajando la proa durante la navegación. Puede ser manual con un pasador de posición intercambiable en los motores pequeños, o también eléctrico-hidráulicos en los de potencias medias y grandes, mediante un pistón central. Este último, permite variar constantemente la posición del motor mientras navegamos a cualquier velocidad, gracias a un pulsador situado en el mando del gas del motor colocado en el puesto de gobierno.
De modo básico, su uso recomienda bajar el trim para acelerar rápidamente y planear cuanto antes e ir subiéndolo paulatinamente hasta que apreciemos la navegación más cómoda y segura para las condiciones de velocidad, mar y viento de cada momento.

El “Power Tilt” 
Se considera que entra en acción cuando el “power trim” ha realizado todo su recorrido útil y el motor deja de hacer su función propulsora al estar la hélice casi en la superficie. Solo se utiliza con el motor parado, en ocasiones actuando mediante un segundo pistón de empuje. De este modo se puede elevar el motor al máximo con la intención de que cuando estemos amarrados, la cola del motor quede fuera del agua y se evite la aparición del temido “caracolillo” o incluso electrolisis. También nos evitará tener que pintar la cola y la hélice con pintura antifouling.

¿En qué consiste el “Power Lift”?
Es un elemento poco habitual que se puede instalar en las semirrígidas con motorización fueraborda de una cierta eslora, consistente en un soporte en el espejo de popa de posición regulable que permite mejorar las prestaciones de la embarcación.
La estructura más habitual del “power lift” se basa en un soporte rectangular, generalmente de duraluminio o aluminio extrusionado que se atornilla directamente al espejo de popa y que cuenta con un segundo armazón envolvente que se desliza fácilmente de arriba abajo sobre unas guías. Esta segunda estructura se puede mover manualmente mediante unos tornillos o, lo más frecuente, es que incluya uno o varios pistones electro-hidráulicos para poder modificar su posición constantemente durante la navegación. Es precisamente sobre ella, donde va atornillado finalmente el motor fueraborda, que además sigue disponiendo de la capacidad de modificar su posición mediante el “power trim”.

 

¿Para qué el Power Liftt?
Este sistema permite variar a voluntad la profundidad en la que trabaja la hélice debajo del agua, subiendo o bajando el motor fueraborda en paralelo respecto al espejo de popa y con un ángulo lo más perpendicular posible a la superficie del agua.
De modo básico podemos considerar que trabajando con el motor más hundido la hélice trabaja en agua más densa y por lo tanto tiene más agarre y puede empujar más a medio y bajo régimen. Bajo el mismo concepto, subiendo el motor verticalmente la hélice girará en agua menos densa, aunque más afectada por la tensión superficial, ofreciendo una superficie más “sólida” y por lo tanto podrá alcanzar unas r.p.m. más elevadas y más rápidamente con menor esfuerzo, lo que se puede traducir, en ciertas circunstancias, en unos consumos más eficientes y mayor velocidad. También tendremos en cuenta que elevar la cola del agua hace que tengamos menos superficie mojada, que deriva en una menor resistencia hidrodinámica.
Otra de las ventajas, es que la colocación del motor sobre un “power lift” lo aparta sobre unos 20 o más centímetros del espejo de popa, permitiendo que la hélice gire en un agua más limpia de las turbulencias que normalmente puede generar la salida de aguas por el movimiento del casco. De este modo, la hélice consigue más agarre, evitando deslizamientos y por lo tanto la pérdida de empuje.
También tendremos en cuenta que poder elevar el motor supone sin duda una ventaja a la hora de navegar en aguas con poca profundidad, así como que a la hora de amarrar, si nuestra semirrígida hunde bastante la popa y no permite sacar la cola totalmente del agua con el “power tilt”, utilizando conjuntamente el “power lift” podremos seguramente sacarla del todo.


En resumen, el “power lift” bien montado y utilizado, puede mejorar las prestaciones de nuestra semirrígida de alto rendimiento y también hacerla más versátil, al permitir adaptar la altura del motor en cada momento según el tipo de mar y viento, la densidad del agua, la carga a bordo o incluso la actividad que vayamos a realizar, desde la práctica de la pesca o el uso profesional, hasta el arrastre de un wake o la búsqueda de la máxima velocidad.
Por lo tanto, antes de decidirnos a montar uno, es mejor asesorarse en un taller especializado que tenga experiencia en los “power lift”, que nos podrán aconsejar si vale la pena hacer el gasto para nuestra embarcación y para nuestro programa de navegación.
*Afac

  • Compartir
X

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y de nuestra política de cookies.